sábado, 4 de enero de 2014

4 DE ENERO EN UN CAFÉ


Había sido un cierre de 2009 rebuscado. Volver de una ciudad como Barcelona e intentar rehacer una vida con dos tres triques, sin fin de preguntas sin respuesta, alto nivel de vulnerabilidad, sobredosis de ansias futuristas y el fantasma de un ex atormentado rondando los rincones de mi ya de por si aturdida mente, me llevaron a la catástrofe total. Deseaba desesperadamente que terminara el 2009, quería dejar atrás la confusión y disipar las dudas; quería volver a creer en mi, creer en la gente. Ansiaba furiosamente comenzar un 2010 decidida, completa y abierta a que me pasaran cosas.

Así, abrí los ojos al PRIMER LUNES DEL 2010. Desayuné un cereal espolvoreado con fé y trocitos de esperanza, lavé los platos que estaban sucios de desesperación, me sacudí la decidia y guardé en una cajita bajo llave el miedo a recomenzar. Me encontraba en una casa nueva, con compañeros nuevos, con otra oportunidad para empezar desde cero a vivir la vida que quisiera; había logrado hacer a un lado todo lo que me había estado consumiendo y ahí estaba yo… lista.

Me paré frente al espejo, le sonreí a mi reflejo y me convencí que al salir a la calle me toparía de vuelta con el reflejo sonriente de un mundo cautivo en espera por mi. Me puse mi boina a cuadros grises y me dirigí al encuentro con mi futuro. No sabía que la vida tenía deparado para mi un largo viaje de días y noches continuas de lecciones a través del amor.

Esa mañana mi energía era diferente, me sentía diferente. Ese lunes porté mi bandera: ESTOY LISTA PARA RECOMENZAR y entonces fue cuando la vida decidió que ya era momento de regalarme la oportunidad de toparme frente a frente con él. Recuerdo perfectamente la escena: sentados en 2 sillones que se encontraban en una esquina del café; recuerdo su ropa, su peinado, sus gestos, su manera de sentarse, recuerdo que me fascinó su voz desde el primer instante en que lo escuché. Se también que ese día le brillaron los ojos y el alma cuando supo que también yo era diseñadora -y otras cosas más-. Me mostró su portafolio, me compartió sus proyectos, me habló de Gui Bonsiepe, habló y habló y yo me limité a escucharlo y a admirar la pasión que le brota por los poros cada vez que habla de diseño –y de muchas otras cosas más-. Lo admiré desde el inicio.  Nuestra plática fue breve, el tenía que volver al DF, yo tenía que trabajar, pero sabía que esa no sería la última vez que Rafael iba a cruzarse por mi camino.

Y así fue, mensajes, llamadas, libros, tés, cortinas rosas, mudanzas, visitas, maestria, trabajos, comidas, cenas y muchos besos después, ya se había convertido en parte de mi día, en esencia de mi vida.

Ese lunes 4 de enero de 2009 recibí del cielo el regalo de conocerlo. Han pasado 4 años, 4 largos e intensos años, de subir y bajar, de mucho amor pero también de mucho sacrificio, de esperanza y fé ciega; de noches de desesperación pero también de días luminosos de paseo por las calles tomados de la mano. De llanto inexplicable pero también de besos inesperados en medio de la noche.  4 años en los que el amor que nos teníamos – y que aún nos tenemos -  nos mantuvo unidos, porque a pesar de todo no queríamos salir, uno de la vida del otro.

Hoy después de 4 años, el está conmigo, lo he guardado bien, aquí en lo más profundo de mi corazón. Me lo llevo para siempre  porque no quiero que salga de mi vida, porque lo quiero como parte de mi vida.

Existen mil y un cosas que hubiera podido hacer diferente, hay mil y un situaciones que pude haber evitado y otras tantas que pude haber mejorado; hay mil y un pruebas contundentes para estar juntos, pero también hay mil y un lecciones que necesitábamos vivir de la mano para hoy tomar decisiones de vida. Hay días en que pierdo la cordura  pero luego recuerdo que “allá arriba” alguien con ojos de amor nos mira sonriendo porque el ya ha decidido nuestro camino; entonces cierro mis ojos, respiro y tan sólo agradezco nuevamente por el gran regalo de su presencia en mi vida.  PIDO SERENIDAD, DEBO SER PACIENTEvuelvo a leer la oración que el mismo Rafael me regaló y entonces con todo el amor que le tengo, sólo me queda hacer una sola cosa, por el, por mí, por los dos: CONFIAR.

Gracias Rafael.  El 4 de enero de hace 4 años llegaste a mi vida.

Gracias,

Gracias,

Gracias.






1 comentario:

Francisco Villegas dijo...

Hola Lina, me he quedado esperando más líneas de Magia sideral. Veintisiete del siete ha sido mi favorita.

Te mando un enorme saludo. Atte Papito. jaja