jueves, 31 de diciembre de 2009

12

Creo que un atardecer violáceo de un 5 de Agosto de verano puede ser igual o más mágico que una mañana fría del 25 de diciembre.

No creo mucho en los propósitos de año nuevo, quizá porque mis ciclos de cambio y crecimiento no se coordinan en lo absoluto con el inicio del año occidental; no creo que el 1 de enero sea el día ideal para comenzar con los propósitos porque me parece incongruente que se quiera iniciar un cambio en día feriado cuando lo único que se hace es precisamente no hacer nada. ¿Por qué no empezar la lista de propósitos un martes, un jueves, un domingo, o un miércoles cualquiera a las 11:30 am o a las 7:18 pm? ¿Porque no convertir cualquier día, semana o mes, en “época mágica para dar o para decir lo que el corazón siente o sencillamente para recomenzar” ?

Me gusta pensar que cada día es un buen día y sobretodo una oportunidad. Me gusta hacer recapitulaciones cierto período de tiempo, porque me gusta el significado de la palabra renovación; por esto más que una lista de propósitos, prefiero tener listas interminables de “gracias”.

Mi 2009 fue una montaña rusa de vivencias, personas y lecciones. Fue lanzarme, caerme, levantarme, volverme a lanzar, caer de pie; volar, amar, creer, dejar, equivocarme, aguantar, aprender, acertar, madurar, crecer, disfrutar.

2009 es igual a una sobredosis que no mata sino que te hace sentir más vivo, un festín exquisito de pruebas y victorias, una ensalada de lecciones con aderezo agridulce, el sentir a mi conciencia susurrándome al oído mientras mi locura daba pasitos sobre mi espalda, el volverme trapecista y saltar sin red, el seguir con los ojos cerrados un arco iris en día lluvioso y aún así, lograr encontrar el cofre del tesoro.

2009 fue asomarme a miles de puertas entreabiertas, descubrir cientos de lugares escondidos y escabullirme por los rincones secretos de alcantarillas, calles, ciudades, países, personas y fantasmas.

Mi 2009 termina y no habrá lista de 12 deseos y mucho menos de 12 propósitos, este año habrá una lista diferente; y ya que la esencia está en las personas y no en los lugares, esa única lista que habrá este diciembre 2009 será de aquellas 12 personas que me regalaron durante este año las más valiosas pruebas de entrega, fortaleza, dedicación, magia, amistad y amor; cada uva, cada mes, cada persona que hizo de este 2009 que termina, un año al que con una sonrisa sincera le digo adiós.

1.Enero
Pangui. Por ser esa coordenada la azar que me demostró que cuando pides algo con todo tu corazón, el universo conspira para hacerlo realidad. Por haberme hecho creer que de verdad la magia existe, por las historias maravillosas. Por ser filosofía de vida, música en el alma y luz en el camino; por darme la gran lección: “the greatest thing you´ll ever know is to love and be loved in return”

2.Febrero
Ani. Por la actitud siempre positiva ante cualquier situación de la vida. Por ser capaz de dejarlo todo para estar en ese momento cuando más se le necesita. Por ser ejemplo de amiga entregada y sin limitaciones. Por su sinceridad y franqueza, por haberse convertido en mi familia y por haberme permitido formar parte de su vida. Por haber descubierto a mi lado, los misterios y magias ocultas en cientos de puertas escondidas de nuestra Barcelona.

3.Marzo
Manigüi. Por estar presente aún sin estar físicamente. Por ser hermana con quien puedo llorar y reír, brincar y caerme, gritar en un concierto o perdernos por la ciudad; quien me escucha, me regaña y me divierte. Por abrirme las puertas de su casa, por darme las llaves del camino hacia mi propia tranquilidad. Por su valentía antes los cambios y etapas de la vida. Por todas las etapas, ciclos, aciertos, errores, “diablos”, “repechajes”, crecimiento y aprendizajes vividos durante todos los años juntas en nuestra pequeña gran Cholula.

4. Abril
Ana. Por regalar sin limites y a manos llenas su sonrisa hermosa y genuina que ilumina, sana y reconforta. Por haber compartido como una hermana, una de las mejores experiencias de mi vida, por haber reído, gritado, llorado y bailado como si fuera el último día. Por haber estado a mi lado para compartir las alegrías y por haberme ayudado a calmar los calambres físicos y emocionales que me dejaron adolorida pero que con su ayuda me hicieron más fuerte.

5. Mayo
Ophelie. Por cada uno de sus rizos llenos de curiosidad, chispa, alegría y dedicación. Por haberme demostrado que siempre se puede hacer más y se puede ser mejor. Por todas las fotografía de nuestra vida juntas que me llevo guardadas en el álbum de fotos a todo color de los mejores momentos de mi vida. Por enseñarme que nunca podremos dejar descansar al corazón, porque siempre habrá personas, sitios, cosas y momentos por las que valdrá la pena entregarlo todo.

6. Junio
Tocayi. Por ser ejemplo de tenacidad, perseverancia y entrega. Por ser prueba viviente de que no importan los obstáculos que se interpongan en el camino, siempre existirá una forma de llegar a la meta y hacer nuestros sueños realidad. Por dejar una huella en mi corazón, por ser “mano extendida, sonrisa que anima y mirada que comprende; por que con esa palabra que dice: aquí estoy! Logra dividir mis tristezas y duplicar mis alegrías”.

7. Julio
Fer. Por su mirada transparente que siempre regala palabras de aliento. Por su tiempo para escuchar, por su siempre optimista forma de ver la vida. Por las agallas para tomar las oportunidades que se presentan y volver cada día, un buen día. Por su tenacidad para lograr sus objetivos, por las noches de trabajo, por las mañanas en la playa, las tardes de debraye y reflexión. Por tener siempre sus brazos abiertos para recibirme, por tener en todo momento una palabra precisa y por estar ahí siempre, a pesar de la distancia.

8. Agosto
Grillo. Por sus palabras y silencios; por sus acciones y textos. Por su presencia, esencia, empuje y apoyo incondicional. Por regalarme lecciones de vida y por enseñarme a transformar las fallas en experiencias y las experiencias en aprendizaje. Por estar siempre y también por saber dejar ir. Por creer en mi magia y por creer en imposibles; por haberme regalado hermosos momentos de “querer” y no “deber”, por ser “equipo”; por tener hambre de vivir, por buscar ser feliz, por sus anhelos de revolución.

9. Septiembre
Ireri. Por la sinceridad y franqueza. Por sacudirme con palabras, por hacerme reaccionar con verdades, por haberme regalado ese dulce desayuno con hot cakes esa mañana cuando sentía que mi camino perdía dirección. Por los aventones en las noches para no perderme en la obscuridad, las comidas al medio día para alimentar el alma, las pláticas en la tarde para desahogar el corazón; por ser capaz de hacer lo necesario, hablarme, gritarme, golpearme o sacudirme hasta verme de nuevo en pie.

10. Octubre
Lawi. Por escuchar mis historias una y otra vez y por compartir las suyas sin importar el momento, lugar, distancia o circunstancia. Por hacer que el estar lejos no impida seguir compartiendo. Por enseñarme que “el amor no es un milagro, ni una noche de copas”, sino que en realidad si existe esa persona por quien se es capaz de dejar todo y recomenzar, con quien se puede compartir y experimentar libertad.

11. Noviembre
Cuatas. Por haber estado en el lugar y momento precisos para sujetarme con fuerza y así amortiguar mí caída del trapecio. Por haberme ayudado a subir nuevamente con más confianza, con más valentía, con más decisión, con más seguridad, con más ganas de volver a saltar. Por prestarme las llaves de un hogar que me llenó de fuerza gracias a sus pláticas, su tiempo y su apoyo incondicional.

12. Diciembre
Dinorah. Por su inagotable espontaneidad, por su incansable creatividad, por su energía, por las risas compartidas. Por haberme ayudado a abrir de nuevo mis alas, por creer que de verdad “puedo volar” y por enseñarme que lo más bello y valioso de llegar a las estrellas es tener la capacidad de disfrutar de la magnitud del viaje.
.
.

.
.
12 personas a quienes agradezco de todo corazón, el que me hayan permitido entrar a sus vidas; el haber tenido la oportunidad de compartir diferentes senderos de la vida, el haberme regalado momentos inolvidables e irrepetibles y el haberme extendido su mano.

A ustedes, mis 12 uvas, mis 12 personas, mis 12 gracias del año, toda mi admiración, amor y agradecimiento.

Este año que termina, fue un año intenso en todos los sentidos y es gracias a ustedes, sus protagonistas, que este 2009 lo recordaré como uno de los mejores años del "trip" de mi vida.

Gracias por ser
y estar.

4 comentarios:

ANTAR dijo...

Qué hay señorita? Sabe? Hoy me di a la tarea de leer todo, si TODO, su blog, y no fue por chismoso sino por ocioso por así decirlo.
Me doy cuenta que, aunque la he visto desde los 5 años, poco sabía de usted. Será necesario para conocerla, ejecutar un proyecto planteado po Borges: TRAZAR UN MAPA DEL IMPERIO QUE TENGA EL TAMAÑO DEL IMPERIO Y QUE COINCIDA PUNTUALMENTE CON ÉL.
Por lo que leí,creo que eres una Evita protagonizade por Ingrid Bergman y dirigida, tal vez por Kusturica, tal vez por Buñuel.
Me gustó una frase tuya de Noviembre y que me recordó a Hesse ”PARA NACER HAY QUE DESTRUIR UN MUNDO" DEMIAN.
Sobre el 8, ojalá tengas la oportunidad de estudiar sobre los valores de Aleph.
Por cierto, tu frase de mujer nacida en Géminis, exponenciada es muy de José López Portillo.
Un fuerte abrazo.
SALUDOS

I.H. dijo...

Vieji!!!!!! Qué super lindo!!!!

Te quiero vieji. Tu sabes que estás en mis 12 meses always forever mil! jajajaja

Hot Cakes para el alma por siemprers!

Anónimo dijo...

Antes que nada, quisiera decir... "Qué le dijo una uva verde a una uva MORADA" jiji
QUE POLLO!!! siempre presente en toda mi vida, desde aquella carretera de lodo, jaja hasta noticias extrañas, en fin, en las buenas y en las malas, EN TODO! y sin querer queriendo, siempre eres tu... :s sorry, en la primer persona que pienso cuando necesito algo, y más ahora que estoy un poquito lejos, simplemente GRACIAS y espero que pronto podamos vernos aquí, allá o acuyá! para filosofar y porque no, dos que tres chelitas! TQM

Fer W dijo...

Gracias mi arbolito por estas palabras tan lindas!
No las había leído porque estos últimos meses han estado muy intensos en todos los aspectos y no me había podido dar el gusto de leerte como me gusta hacer... tranquilita para disfrutar de todo lo que escribes!
Extraño tanto esas tardes de reflexiones y debrayes! Hay mucho que contar, así que espero hablemos prontito!

Miles de besos y abrazos!!!